Saltar al contenido

Nuestra historia

El cambio climático, o más exactamente la emergencia climática, es una realidad que ya vemos y sufrimos sus efectos devastadores. Las causas del cambio climático están en unos hábitos de vida basados en el consumo y la contaminación. Está en nuestras manos y en la formación de las generaciones futuras, la supervivencia de la humanidad.

El planeta no está en peligro, está cambiando, lo estamos cambiando. Quienes estamos en peligro somos los seres “humanos”, los cambios que estamos provocando en el planeta avanzan hacia hacerlo incompatible con la vida humana.

En Atarfe, desde hace algunos años, los centros educativos vienen trabajando por crear conciencia medioambiental en el alumnado, es decir, trabajando la educación ambiental, que va más allá de la simple recogida y clasificación de residuos para el reciclaje. El objetivo es crear conciencia de ciudadanas y ciudadanos activos, que se sientan parte de la solución ambiental, que tengan como uno de los ejes de vida y acciones el respeto a la naturaleza y el desarrollo sostenible.

Los centros educativos de Atarfe este año han empezado a trabajar, dentro de la Red local Escuela Espacio de Paz (a partir de ahora EEP), los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU, que España ratificó en septiembre de 2015, dando respuesta a la meta 7 del objetivo 4
(Educación de calidad)
«… para 2030, garantizar que todos los alumnos adquieran los conocimientos teóricos y prácticos necesarios para promover el desarrollo sostenible, la adopción de estilos de vida sostenibles, …”
Todos los centros de la localidad están implicados y, en primaria, la Agenda Familia-Escuela que organiza la educación en valores y la acción
tutorial, se ha reelaborado para trabajar los 17 ODS a lo largo del curso.

Siguiendo el proverbio africano “para educar a un niño hace falta la tribu entera”, la tribu entera es mucho más necesaria cuando estamos hablando de formación en valores, cuando
hablamos de crear hábitos de vida y tomar conciencia acorde con esos hábitos.

En esta línea, en Septiembre del 21 se puso en marcha un movimiento ciudadano en forma de asociación: Atarfe Sostenible 2030, compuesta inicialmente por una veintena de personas, representantes de algunas de las asociaciones del pueblo, personas de la localidad con sensibilidad ambiental y compromiso de mejora ciudadana, con el apoyo de todos de los grupos políticos del Ayuntamiento, menos uno.

El proceso seguido para la creación de la asociación ha sido muy participativo: En el seno del equipo de coordinación de la red local de EEP ya se había planteado la necesidad de implicar más a las familias en esta nueva andadura, y se recogía una iniciativa del Proyecto Atlántida
sobre municipios sostenibles.

Se iniciaron contactos con el ayuntamiento, para compartir la idea y canalizar la convocatoria de colectivos ciudadanos. Cuando las normas lo permitieron, ya que estábamos en plena pandemia, se hizo la convocatoria desde la concejalía de participación (septiembre 2020). La asistencia no fue muy numerosa, pero sí entusiasta y plenamente convencida. De ahí salió un núcleo de personas para avanzar. Este grupo dinamizador, extendió la idea boca a boca, a través de sus diferentes asociaciones y se fueron uniendo personas y más entidades.

Se crearon los canales de comunicación de la asociación: grupos de whatasapp, redes sociales, responsables de cada área, etc… Se elaboró un vídeo de presentación de la asociación para toda la ciudadanía de Atarfe.

Para este vídeo se contactó con todas las asociaciones y grupos políticos, cabe destacar que somos una asociación apolítica, pues el medio ambiente es de todos y no entiende de tendencias políticas, no obstante respondieron y apoyaron todos los partidos de Atarfe, menos uno.

Las adhesiones al proyecto iban creciendo rápidamente y se llegó rápidamente al centenar. Se establecieron grupos de trabajo (coordinación, difusión, responsables de barrios, elaboración de materiales, seguimiento y evaluación) y cada uno se fue implicando en el grupo que se sentía más cómodo, podía aportar más o, le parecía más acorde a sus preferencias.

Toda la organización, reuniones de trabajo y coordinación se llevó a distancia por culpa de la pandemia, nos apoyamos en las nuevas tecnologías para poder trabajar juntos : video-reuniones, documentos compartidos en la nube, grupos de whatsapp, correos electrónicos y llamadas fueron nuestro día a día mientras duró la pandemia.

Paralelamente, los grupos de trabajo iniciales ya habían comenzado a trabajar en el primer reto: reducción del plástico, haciendo especial hincapié en el plástico de un solo uso.

Parte del equipo inicial de trabajo.